Archivos de Ciencias de la Educación, nº 10, e005, 2016. ISSN 2346-8866
Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.
Departamento de Ciencias de la Educación



DOSSIER / DOSSIER
Prensa educativa y pluralidad de perspectivas en los debates pedagógicos


Prensa educativa e innovación pedagógica en tiempos de dictadura

 

Gisela Andrade

Universidad de Buenos Aires, Argentina
giselafandrade@yahoo.com.ar


Cita sugerida: Andrade, G. (2016). Prensa educativa e innovación pedagógica en tiempos de dictadura. Archivos de Ciencias de la Educación, (10). Recuperado de http://www.archivosdeciencias.fahce.unlp.edu.ar/article/view/Archivose005


Resumen

El presente trabajo tiene como objeto explorar algunos aspectos de la prensa educativa en el contexto de la última dictadura militar argentina. Desde la perspectiva de los estudios culturales de la educación, se indagará sobre las propuestas de enseñanza que presenta una revista con larga tradición de innovación educativa como es La Obra, específicamente, en el período 1978-1983. ¿Hasta dónde era posible innovar en un contexto represivo? ¿Qué características asumían las propuestas que esta revista presentaba como innovadoras? ¿Cuáles fueron sus intersticios, sus límites y los atajos tomados? ¿Cuáles fueron los espacios profesionales e institucionales en los que estas prácticas fueron posibles? Son las preguntas que orientan esta presentación. Para ello, en primer lugar, se describen las redes personales, profesionales e institucionales imbricadas en la producción de esta publicación; y luego se analiza la agenda temática de esta publicación durante aquellos años.

Palabras clave: Prensa educativa; Innovación; Dictadura; Redes profesionales.


Educational press and pedagogical innovation in dictatorship times

 

Abstract
This paper aims to explore some aspects of the educational media during last Argentina's military dictatorship. Based on the perspective of cultural studies of education, it will inquire on the educational proposals that La Obra magazine provides, more specifically during the period of 1978-1983, giving its long tradition on educational innovations. How far was it possible to innovate in a repressive context? Which were the characteristics of the proposals that this magazine presents as innovative? Which were its interstices, limits and taken shortcuts? Where were the professional and institutional spaces in which these practices became possible? These questions guide this presentation. To do this, at first, there are described some personal, professional and institutional networks overlapping in the production of this publication; and then it analyses the thematic agenda that favors this publication on these years.

Keywords: Educational media; Innovation; Dictatorship; Professional networks.



1. La educación argentina en tiempos de dictadura: perspectivas de análisis y problemas metodológicos

La revista La Obra, desde sus orígenes en 1921, introdujo un formato diferente en los textos destinados a los docentes, incorporando nuevos elencos de autores conformados por maestros que escribían sus prácticas y las compartían con otros (Finocchio, 2009). Recuperando esa tradición, este trabajo analiza la producción editorial de esa publicación durante el período de la última dictadura militar, considerándola como un compendio de escrituras docentes que ponen de manifiesto sus propuestas de enseñanza en un contexto represivo.

Desde diversos recortes temporales y espaciales, la prensa educativa se ha convertido en objeto de estudio de la historia cultural de la educación hace más de dos décadas, destacándose las investigaciones de Pierre Caspard (1997, Francia), Antonio Nóvoa (1993 y 1997, Portugal) y Denice Barbara Catani y Maria Helena Camara Bastos (1997, Brasil), entre otras. Este tipo de trabajos, centrados en publicaciones periódicas de docentes y para docentes en diferentes contextos, fue instalando temas y problemas que permitieron repensar los modos de actuación de los docentes y la estructuración de su propio espacio profesional.

En nuestro país se ha recurrido a esta prensa especializada como fuente documental para recoger información relacionada con los más variados problemas educativos. Si bien existen trabajos específicos sobre revistas infantiles, vinculadas o no a lo escolar, como es el caso de la revista Billiken (Varela, 1994 y Guitelman, 2006, a y b), o la investigación de Sandra Szir (2006) sobre periódicos infantiles, han sido pocos los estudios que han tomado a las revistas educativas como objeto central de su reflexión.

En efecto, las investigaciones específicas sobre las revistas pedagógicas argentinas destinadas a los docentes constituyen un espacio poco explorado aún. Quizá el Monitor de la Educación Común sea una excepción, por tratarse de la revista oficial del Consejo Nacional de Educación. Entre las escasas producciones que han indagado las publicaciones educativas que aportan y dialogan con la tarea docente, como consumo cultural o como producción de maestros y profesores, se encuentran las investigaciones de Silvia Finocchio (2007 y 2009). Sus trabajos parten de analizar la prensa periódica educativa como una lectura específica de los docentes para, a partir de ello, ahondar en sus representaciones, sus prácticas y sus posicionamientos frente a las políticas educativas.

Este artículo recupera la misma línea de análisis para indagar en La Obra (1978-1983) cómo las escrituras de los docentes, autores de los artículos, dan forma a sus saberes y haceres ordinarios (Chartier, 2000) y a los dispositivos puestos en marcha por ellos en el contexto de la dictadura. Visibilizar las prácticas cotidianas, que incluyen en este caso tácticas de resistencias y apropiación de una política educativa represiva, permite revelar los efectos imprevisibles engendrados por el sistema escolar más allá de las normas impartidas (Gonçalves Vidal, 2005).

Uno de los objetivos de las políticas educativas de la dictadura fue poner freno al desarrollo de prácticas escolares surgidas en el marco de la renovación cultural de los ´60 y los ´70. Una amplia diversidad de estudios sostiene que, además de los mecanismos de control, censura y represión, desde la dictadura se buscó imponer cambios en los procesos de enseñanza, aportando, desde ese lugar, al control social. Pero estas políticas educativas no se impusieron como un bloque homogéneo en todo el país de la misma manera y con impactos similares. Gran parte de la historiografía, sobre todo la de esta última década, describió y analizó tanto la diversidad de implementación de las políticas como las respuestas que dieron a ellas diferentes actores de la comunidad educativa (Rodríguez, 2012; Gudelevicius, 2012). Así como la represión desplegó diversas formas, también fueron múltiples las estrategias de resistencia –organizadas o espontáneas– de los diversos actores dentro del propio sistema educativo (Pineau, 2006).

Si unas de las características más destacada de la última dictadura en términos educativos fueron, por un lado, la fragmentación y diferenciación del sistema educativo y, por el otro, el freno a las discusiones y debates en relación con las transformaciones educativas que se venían dando hacia los 70 (Suasnábar, 2009 y 2013), es interesante revisar cómo ambas cuestiones incidieron en la propuesta editorial y en los artículos de los distintos maestros-autores de la revista La Obra entre 1978 y 1983. Para ello, este trabajo describe y analiza la red socio - profesional asociada a esta publicación y se interroga por la agenda editorial definida por los artículos producidos por los maestros-autores en esta etapa de La Obra.

Indagar sobre las decisiones editoriales de la revista por esta época en relación con las propuestas pedagógicas y analizar los contenidos vertidos en la revista, permite comprobar si esta línea editorial asumió tácticas de resistencias, de subsistencia o, simplemente, de apropiación de las imposiciones de la dictadura (De Certeau, 1996). En este artículo se introduce también el concepto de innovación educativa, en tanto idea asociada al cambio, como tarea socialmente necesaria y escolarmente útil de acuerdo con las condiciones y relaciones sociales en las que se inscribe. Pueden tratarse de propuestas definidas, claras y delineadas para un cambio, o pueden ser identificadas como iniciativas empíricas provisionales, capaces de construir nuevos significados, y de producir experiencias y prácticas contrahegemónicas (Popkewitz, 2000; y Pereira, 2002 y 2007).

2. La Obra en tiempos de dictadura

La revista La Obra fue publicada por primera vez en el año 1921 y continúa su publicación actualmente. Fue un periódico educativo que surgió por iniciativa de un grupo de maestros difusores de las ideas de la Escuela Nueva en la Argentina1. Solo dejó de editarse en 1977, no por razones políticas sino por problemas de financiamiento.

En sus orígenes se presentó como una publicación de maestros del nivel inicial, que ofrecía una visión alternativa a la revista El Monitor de la Educación Común2. Tuvo como objetivo introducir las tendencias del escolanovismo en Argentina para el mejoramiento de la enseñanza en los diversos niveles educativos. Según Finocchio (2009), su particularidad se encontraba en el pacto de lectura que estableció con los lectores, pues invitaba a los docentes a ser parte de las transformaciones y los interpelaba como impulsores del cambio escolar.

La Obra se instaló en el mercado editorial, constituyéndose en una marca caracterizada por sus propuestas de trabajo para el aula y por incluir la actualidad educativa a través de editoriales, con información oficial, reseñas y consultas de sus lectores. También, por ofrecer mapas, láminas y materiales didácticos para el quehacer de los docentes. Se trataba, por tanto, de una publicación destinada a los docentes, producida por docentes y vinculada a la formación continua de los docentes, que se distinguió en el mundo editorial, desde sus orígenes, por la explícita insistencia en la innovación escolar a partir de la acción del magisterio.

En tanto esa tradición adquirió cierta especificidad durante la última dictadura militar, cabe interrogarse qué implicó innovar en un marco represivo como el que implantó el Terrorismo de Estado en la Argentina entre 1976 -1983.

La Obra restableció su contacto con los lectores en mayo de 1978, buscando recuperar la vieja tradición y condición de la revista, colaborando con la práctica cotidiana del maestro a través de aportes concretos para sus clases, además de brindar una reflexión teórica que las sustentara. También definió su objetivo de ampliar el mercado: se propuso como desafío llegar a otras zonas de América Latina y sumar lectores no solo en términos territoriales. Interpeló tanto a docentes en ejercicio como a aquellos en formación, pues todos sus artículos ofrecían a los estudiantes (futuros maestros) y a los docentes en ejercicio insumos para pensar sus prácticas3

Desde el punto de vista gráfico, en su retorno, esta publicación mantuvo varias de sus características tradicionales y, a la vez, realizó algunos cambios. De los cuarenta y cinco (45) números publicados en este período, los primeros veintitrés (23), aquellos que salieron a la luz entre 1978 y 1980, mantuvieron como parte de su formato la fuerte presencia de la imagen, con fotografías de niños y de docentes en acción, tanto en sus tapas y contratapas como en parte de los artículos publicados. También se incluían ilustraciones que graficaban las instrucciones que ayudaban a comprender las explicaciones o desarrollos de contenidos listos para ser llevados al aula. Sin embargo, el uso de la fotografía aminoró hacia el año 1981, aunque permanecieron algunas ilustraciones, sobre todo, en sus páginas interiores.

Otro rasgo del período militar fue que los editoriales dejaron de presentar contenidos políticos y de levantar las banderas de las luchas docentes. Este espacio se limitó a anticipar a sus lectores los contenidos escolares que abordaba cada número o a tratar alguna efeméride en particular.

Por otra parte, entre 1978 y 1980, en los índices se reproducía no solo el apellido de los autores sino la pertenencia institucional de cada uno de ellos, como modo de avalar su saber y, tal vez, como forma de protección.

En cuanto a la propuesta general, cada uno de los números estaba organizado alrededor de un eje temático: contenido curricular, efeméride, problemática escolar cotidiana, entre otros. Se presentaban artículos que desarrollaban planteos teórico-prácticos sobre el eje seleccionado, se incluían planificaciones para todos los grados y para cada una de las áreas centrales de la escuela y se ofrecían ejercitaciones sobre los diversos temas.

3. Un nuevo staff para la revista

Un primer análisis de la lista de autores y los créditos de la revista permite identificar algunos nombres que requieren atención, como la presencia de Jorge Fasce y Guillermo Volkind, quienes fueron docentes de la cátedra Didáctica del Nivel Primario de la Carrera de Ciencias de la Educación (FFyL–UBA) durante los años de la normalización de la universidad posdictadura y hasta mediados de los 90. También se destacan los de Silvia Alderoqui, Cecilia Parra, Laura Lacreu y Ana Malajovich que formaron parte de los equipos de la Dirección de Currícula de la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en la definición de los diseños curriculares hoy vigentes. También estaban presentes textos de reconocidas escritoras de libros infantiles como Elsa Bornemann y Laura Devetach, como libros prohibidos por la propia dictadura.

Como parte de ese listado de autores, también se incluía a Berta Braslavsky, Alicia Camillioni, Catalina Nosiglia y Lidia Penchansky de Bosh, intelectuales y académicas destacadas dentro del área educativa durante los años de la recuperación democrática.

Por otro lado, era recurrente la publicación de artículos de Jorge Apel, Jorge Bird o Néstor Abramovich, educadores vinculados a proyectos educativos novedosos que se instalaron en las escuelas privadas de la Ciudad de Buenos Aires hacia fines de los años 80.

Figuraban también docentes con amplísimos recorridos en el sistema educativo, como el caso de los profesores Guillermo García y Miguel Ángel Inzillo, ambos con experiencia como maestros, directores y supervisores de escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, y con amplias trayectorias en formación docente.

Asimismo, docentes formadores de la Escuela de Capacitación docente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (CePA- Centro de Pedagogías de Anticipación, hoy Escuela de Maestros), como María Isabel Panaia de Goette, Gabriel Serafini, Mónica Carozzi de Rojo y Carmen Fusca, fueron parte de los colaboradores de La Obra.

También figuraban profesionales como Hilda Weissman y Beatriz Goldstein, así como el Taller Eureka, reconocidos por sus aportes a la enseñanza de las Ciencias Naturales.

Estos nombres que se incorporaron por entonces son solo algunos de una larga lista que advierte sobre la red4 socio-profesional que sustentó a la revista durante los años de la dictadura. De los datos que arroja la revista sobre la pertenencia institucional de los maestros - autores, es posible identificar la preponderancia de unas 20 (veinte) instituciones privadas vinculadas con comunidades étnico-religiosas, en su gran mayoría relacionadas con la comunidad judía. Además de las instituciones pertenecientes a estas comunidades, se destaca la presencia de más de una decena de instituciones privadas laicas de la Ciudad de Buenos Aires, reconocidas por sus propuestas educativas renovadoras (Siede, 1995), como la Escuela del Sol, la Nueva Escuela Argentina 2000, Jean Piaget, Instituto Sarmiento, Mundo Nuevo, Belgrano Day School o la escuela Primaria Juan B. Justo.

Por otro lado, figuraban autores vinculados a unas treinta (30) escuelas públicas de todo el país, de las cuales cerca de veinte (20) eran también de la Ciudad de Buenos Aires y, mayoritariamente, escuelas primarias. También era importante la referencia institucional de nueve (9) Escuelas Nacionales Normales (escuelas con todos los niveles cuya distinción es la formación de maestros), ocho (8) de ellas ubicadas en esta misma Ciudad.

La red socio-profesional asociada a la revista entre 1978 y 1983 se conformó con docentes de instituciones pertenecientes a la educación privada. La situación de privilegio que éstas tuvieron frente al sistema público les permitió contar con ciertos márgenes de libertad que funcionaron como válvulas de escape, para distanciarse o, por lo menos, diferenciarse de la política educativa vigente. Ese grupo de instituciones educativas privadas creció al amparo de una política regresiva que, sin buscarlo, sirvió de dique de contención que preservó a los espacios de reflexión y revisión de estrategias de supervivencia ante la clausura política del pensamiento implementada en los años de dictadura.

La línea editorial de la revista se desplegó desde una red socio-profesional no cerrada, pero sí definida por un perfil de escuelas privadas que atendían a una población de clase media/media-alta reforzada por una política discriminadora y regresiva que tejió, sobre éstas, un paraguas institucional que las amparaba. Esa red fue articulada por el profesor Jorge Fasce, jefe de redacción de la revista desde el año 1978 y en la mayor parte de esta etapa. Ese tejido incluyó también a diversos actores del sistema público identificados con una mirada renovadora de la educación. Se trató de una red de maestros-autores que hizo uso de las alternativas disponibles, en el caso de la estrategia editorial de La Obra, para publicar y hacer conocer sus haceres y saberes que, para entonces, eran considerados innovadores.

4. Una nueva agenda para la revista

La Obra, entre 1978 y 1983, sostuvo el tratamiento de temas tradicionales de la cultura escolar tanto del nivel primario como del inicial y, al mismo tiempo, instaló problemas nuevos o poco abordados por entonces.

Uno de los temas convencionales fue el de la enseñanza de la lectura y la escritura en la escuela. Varios números fueron dedicados especialmente a la enseñanza de la Lengua: “La lectura”, “Ortografía y gramática” y “La redacción”5. Vinculados a esta cuestión, también se publicaban artículos referidos a bibliotecas escolares, a sugerencias de textos literarios y ejercitaciones y a reflexiones sobre su enseñanza6. Todo ello conformaba una amplia y prolífica producción relacionada con la cultura escrita.

Estos artículos no se identificaban con una línea editorial única en relación con la enseñanza de la lectura y la escritura en el nivel primario. La revista difundía preguntas, prácticas y ensayos característicos de la época, donde convivían experiencias tradicionales de la alfabetización con la introducción de corrientes expresivas y del constructivismo en las escuelas argentinas. Se promovían actividades de lectura y escritura centradas en la expresión y en la integración con otras áreas de conocimiento escolar, muchas de ellas pensadas para el nivel inicial, así como experiencias que contemplaban el placer y el juego en el aprendizaje de la lectura y la escritura 7.

Las páginas de la revista mezclaron las tradiciones, las búsquedas de nuevas propuestas y las imposiciones propias del contexto. Con respecto a la lectura y la escritura, se conjugaban las lecturas de Piaget, la influencia del psicoanálisis y la psicopedagogía así como los análisis socioculturales con la experiencia de la dictadura8.

Otro tema clásico de la cultura escolar en la Argentina, los actos escolares, tuvo un importante tratamiento a lo largo de los números de La Obra. La dirección editorial de la revista dedicó varios de sus ejemplares al tema de las efemérides, a la organización de los actos escolares y también al problema de la enseñanza de sus contenidos.

Esta publicación abordó el tratamiento de las efemérides y sus conmemoraciones desde lugares ya instalados en la cultura escolar, y que en muchos aspectos persisten aún hoy. En algunos casos, la intención de esos rituales escolares coincidía con contenidos y objetivos destacados por la propia dictadura militar, como fortalecer el control y la disciplina escolar. Por ejemplo, en un número casi íntegramente dedicado al Día de la Bandera se incluía la normativa escolar actualizada por el gobierno de facto, en la que se señalaba, punto por punto, el uso reglado de la simbología patria en estas celebraciones9, reforzando la ritualización patriótica y la alabanza a los símbolos y los héroes nacionales de principios del siglo XIX10.

En otros artículos, en cambio, se cuestionaban estas tradiciones y proponían formatos para las fiestas patrias, activos, participativos y reflexivos que buscaban otro rol para los niños, padres y docentes en estos festejos11.

Por tanto, con respecto a los temas clásicos, coexistieron propuestas tradicionales junto a otras que apuntaban a cuestionar e innovar sobre la enseñanza. Algunas actividades, concebidas desde el constructivismo y ya ensayadas en el nivel inicial fueron resignificadas para el nivel primario por La Obra.

Más allá de los temas clásicos de la escolarización, esta publicación instaló en la agenda nuevos problemas pedagógicos. Desde los análisis institucionales, no solo se abordaban temáticas relacionadas con los roles, sino que se hacían referencias a formatos, modalidades y organizaciones novedosas de las instituciones educativas12. Algunos autores enmarcaban sus trabajos en los aportes del psicoanálisis y la psicología social para pensar la cuestión institucional: los roles, la autoridad y el liderazgo de niños y de adultos.

Las propuestas de enseñanza de las diversas áreas del currículo se aproximaban a una visión constructivista de la enseñanza, ya que no solo se recuperaban elementos de la Escuela Nueva que colocaban al alumno en el centro del proceso de aprendizaje, sino que a ello se le sumaban orientaciones de la Epistemología Genética de Piaget que explicaba los mecanismos de construcción del conocimiento (Revah, 2008).

Un tema de agenda distintivo, característico y presente en esta publicación en tiempos de dictadura fue el lugar de la expresión de los niños. A lo largo de los cuarenta y cinco (45) números publicados en este lapso se puso de manifiesto la intención de la editorial de alentar experiencias que habilitaban la palabra, las sensaciones y la creación a través de la expresión en las distintas áreas y en proyectos institucionales que articulaban diversos saberes disciplinares. Se buscaba que los niños de la escuela primaria y del jardín de infantes lograsen expresarse creativamente a través de la palabra, la música, la plástica, el juego y el cuerpo13. Artículos y relatos mostraban cómo el deseo, el placer y la libertad de los cuerpos podían ser objeto de enseñanza y prácticas escolares innovadoras, paradójicamente, en una Argentina en que la represión, tortura y la desaparición eran política de Estado.

Por ejemplo, Mónica Penchansky y Perla Jaritonsky relataban sus experiencias en las cuales utilizaban distintos objetos como medios para desarrollar la creatividad. En uno de sus artículos sostenían:

“La realidad está construida por ese primer vínculo inicial y por muchos otros: con los seres que rodean al ser humano, con el espacio y con los objetos que lo pueblan. (…) Es en este terreno de fantasías, deseos, placeres, donde se realiza el vínculo creativo con la realidad. Una realidad que es por lo que es, y por lo que me permite ponerle”14.

También la educación sexual, tuvo lugar en estas páginas, con un número especialmente dedicado al tema, que dejó gran parte de estos artículos en manos de la Asociación Argentina de Protección Familiar, ellos proponían:

“…La educación sexual implica una educación más para el ser que para el hacer y el tener. Una educación para la formación de la conciencia y responsabilidad comunitaria. Una educación para el desarrollo personal y social. Una educación para el amor y la vida...”15.

Como puede advertirse, sin necesidad de ser abiertamente opositoras o resistentes, y sin mostrarse comprometidas con las políticas educativas de este contexto, a través de las páginas de la revista, las prácticas escolares, en algunos casos, se mostraban novedosas y hasta contrahegemónicas. Signos de innovación en temas nuevos y tradicionales para la enseñanza ponían de manifiesto la influencia de los cambios y revisiones que se venían dando desde la década del 70. Y, de este modo, temas y propuestas disruptivas o apuestas innovadoras lograban circular en un contexto rígido y conservador como el del período 1976-1983. Por tanto, convivían en esas páginas avales y resistencias, en términos de De Certeau (1996), en el marco de una estrategia editorial que habilitaba instalar tópicos, por lo menos cuestionados por las autoridades militares, en el contexto de la dictadura.

Algunas ideas finales

Desde un análisis de los estudios culturales de la educación, en este trabajo se han revisado los artículos de La Obra entre 1978 y 1983, como reflexiones de docentes que comparten con otros sus prácticas innovadoras. Se conjugaron en esta etapa: la tradición de circulación de la revista, su impronta empírica, la necesidad de avanzar sobre temas pendientes en la agenda educativa de la década anterior y la política represiva y regresiva de la última dictadura.

Estos múltiples factores dieron lugar a la construcción de una red socio-profesional nutrida de docentes procedentes de instituciones privadas de la Ciudad de Buenos Aires. Escuelas protegidas por una política discriminadora, que habilitó espacios que serían aprovechados para el ejercicio de prácticas innovadoras, sin necesariamente constituirse en radicalmente contrahegemónica y poniendo en tensión a la ideología dominante.

A lo largo de los cuarenta y cinco (45) números publicados en esta etapa, se registraron prácticas escolares que, en algunos casos, mostraron signos de innovación junto con una amplia selección de artículos ligados a prácticas tradicionales. Se mantuvo una línea editorial que estimuló el trabajo en las escuelas con la creatividad, asignando un lugar importante a la expresión. Fue una revista para docentes que propuso, a través de sus propuestas de enseñanza, dar la palabra a los niños y que consideró valiosa la introducción de la expresión a través de un cuerpo que se cuidaba y se educaba en libertad.

Estas ideas aparecían en una publicación de libre circulación como era La Obra, mientras se censuraban ideas y disciplinaban y desaparecían los cuerpos. Se trató, de una estrategia editorial que, sin ser abiertamente opositora o resistente, se presentó disidente a través de los contenidos que proponía para las aulas.

El régimen dictatorial impuso una política represiva y de control que implicó un quiebre, pero a su vez, y sin buscarlo, abrió caminos o dejó lugares que permitieron seguir produciendo y reelaborando propuestas educativas. Se generaron, así, espacios que permitieron avanzar en algunas reflexiones y prácticas que se venían planteando desde hacía más de una década. Se trata de esas fisuras del sistema que solo pueden soldar sectores protegidos y privilegiados, logrando innovar en prácticas educativas que buscaron ampliarse hacia todo el sistema con el retorno de la democracia.

Fue la revista La Obra un espacio, como muchos otros, en los que se apuntó a reforzar los cambios pedagógicos que buscaban instalarse en la antesala de la dictadura, un espacio restringido donde se siguieron ensayando cambios durante el Terrorismo de Estado y, finalmente, un lugar desde donde se impulsaron algunos cambios en el marco de la recuperación democrática.

Corriéndonos de la intención de mostrar prácticas educativas generalizadas de aquel contexto represivo así como de dar cuenta de resistencias abiertas a la política educativa, se argumentó con el afán de visibilizar, de alguna manera, la rugosidad de ese proceso histórico. Esos grises que perduran y persisten, y que muestran los cambios en los que es posible identificar el dinamismo de las prácticas educativas, de la cultura escolar y de la propia historia de la educación.

 

Notas

1 Sobre la historia de La Obra véase Silvina Gvirtz (1996), Silvia Finocchio (2007 y 2009), Paola Varela (2011) y La Obra – 75° aniversario, (La Obra, Año 75, N.° 897, Buenos Aires, marzo de 1996).

2 El Monitor de la Educación Común comienza a publicarse en 188, editada por el Consejo Nacional de Educación.

3 Nota editorial, La Obra, N.° 1, año 1978.

4 Sobre redes sociales y trayectorias personales, véase Franco Ramella (1995), Alejandro Fernández (2010) y Laura Rodríguez (2011, 2012).

5 La Obra, Nº 3, julio de 1978, La Obra, Nº 7, septiembre de 1979 y La Obra, Nº 3, mayo de 1979.

6 Véase entre otros: García Elorrio, Laureano, “La biblioteca escolar. Nuevo concepto”, La Obra, Nº 5, julio de 1981, pp. 26-29; Fusca, Carmen, “La comprensión de la escritura. Un camino para recorrer”, La Obra, Nº 6, agosto de 1981, pp. 52-54; Braslavsky, Berta, “La lectoescritura y su aprendizaje inicial”, La Obra, Nº 8, noviembre de 1983, pp. 52-54.

7 Véase entre otros: De Sozzi María E. M., “El uso del títere en la lectoescritura”, La Obra, Nº 3, julio de 1978, pp. 12-14, “Actividades musicales relacionadas con la lectoescritura inicial” (La Obra, Nº 3, julio de 1978, pp. 30-34). Penchansky, Ruth, “Cuando escribir es un placer y mostrarlo una necesidad - Aspectos orales y escritos del lenguaje en primer grado: ¡Permitido hablar!”, La Obra, Nº 3, mayo de 1981, pp. 22-24.

8 Véase Carozzi de Rojo, Mónica, “Los métodos de redacción: un desafío para la imaginación del maestro”, La Obra, Nº 3, Op. Cit., pp. 44-48.

9 Propato, Jorge Ángel, “Los símbolos nacionales”, La Obra, Nº 2, abril de 1979, pp. 39-46.

10 Véase Siede, Isabelino (2007) La educación política, ensayos sobre la ética y la ciudadanía en la escuela, Buenos Aires, Paidós.

11 Véase entre otros: Bird, Jorge y Porstein, Ana María, “Un acto escolar de todos”, La Obra, Nº 5, julio de 1979 y Straschnoy, Sergio, “La historia en la escuela primaria”, La Obra, Nº 2, abril de 1979.

12 Proyecto EMER Nº 771980 de la provincia de Neuquén de Escuelas Móviles Boletines Provinciales, “Las Escuelas del País”, La Obra, Nº 7, octubre de 1980.

13 Véase entre otros: Martiña, Rolando, “Escribir: un acto de libertad y La composición a través de los sentidos”, La Obra, Nº 3, mayo de 1979; Spravkin, Mariana, “La expresión: ¿aula o taller?”, La Obra, Nº 6, agosto de 1981; Herbón, Alicia, “Expresión musical: planificación para primer ciclo”, La Obra, N.º 1, marzo de 1982; Pugliese, Mirta, “Técnicas para la libre expresión”, La Obra, Nº 2, abril de 1982; Penchansky, Mónica y Jaritonsky, Perla, “Expresión corporal en jardín de infantes. El juego con objetos”, La Obra, Nº 4, agosto de 1982; entre otros.

14 Mónica Penchansky y Perla Jaritonsky, “Expresión corporal en jardín de infantes. El juego con objetos”, La Obra, Nº 4, agosto de 1982, pp. 333-334.

15 Asociación Argentina de Protección familiar, La Obra Nº 1, marzo de 1982, p.17.

 

Bibliografía

Catani, D. B. y Bastos; Camara, M. H. (Orgs.) (1997). Educação em revista. A imprensa periódica e a história da educação. São Paulo, Escrituras Editora.

Carozzi de Rojo, M. (1992). “La escuela y las ciencias del lenguaje. Una historia de desencuentros”. en Iaies, G. (comp) Didácticas especiales, estado del debate. Buenos Aires, Aique.

Caspard, P. y Caspard-Kardydis, P. (1997). “Imprensa pedagógica e formaçao continua de profesores primários (1815-1939)”. en Catani, D. B. y Bastos, M.H. (org) Educaçao em Revistas. A Imprensa Periódica e a História da Educaçao, Sao Paulo, Escrituras Editora.

Chartier, A. M. (2000). “Fazeres ordinários da classe: uma aposta para a pesquisa e para formaçäo”. Educaçäo e pesquisa Vol. 26 N.º 2, pp. 157-167, San Pablo.

De Certeau, M. (1996). La invención de lo cotidiano, “I Artes del hacer”. México, Universidad Iberoamericana- biblioteca Francisco Xavier Clavigero.

Fernández, A. (2010). “La revista Catalunya de Buenos Aires, el exilio y la colectividad inmigrada (1927-1964). Jornadas Bicentenario. Perspectivas, Debates y Desafíos para las Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Centro de la Prov. de Buenos Aires, Tandil, agosto de 2010.

Finocchio, S. (2007). Del quiosco al aula. Lecturas docentes. Buenos Aires, Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales, FLACSO, Mimeo.

Finocchio, S. (2009). La escuela en la Historia Argentina. Buenos Aires, Edhasa.

Gonçalves Vidal, D. (2005). Culturas escolares: estudo sobre práticas de leitura e escrita na escola pública primária (Brasil e França, final do século XIX). Campinas SP, Autores Associados.

Gudelevicius, M. (2012). Un análisis de la política educativa para el nivel primario implementada en la Ciudad de Buenos Aires durante la última dictadura argentina (1976-1983). Buenos Aires, Tesis de Doctorado Mención en Historia, FFy L – UBA, Mimeo.

Guitelman, P. (2006 a). Infancia en Dictadura, Modernidad y conservadurismo en Billiken, Buenos Aires, Prometeo.

Guitelman, P. (2006 b). “La revista Billiken en los años de Dictadura”, en Kaufmann, C. (directora) Dictadura y Educación, Tomo 3: Los textos escolares en la historia argentina reciente. Buenos Aires, Miño y Dávila.

Gvirtz, S. (1996). “Estrategia de la escuela nueva a través de la revista La Obra y sus propuestas didácticas, en Gvirtz, S. (comp.) Escuela nueva en la Argentina y Brasil. Buenos Aires, Miño y Dávila.

Hontañón González, B. (2011). “La Obra en la educación española en la década del ´30”, en Celebración por los 90 años de la Revista La Obra. Conferencia Biblioteca Nacional de Maestros, 26 de abril 2011.

Julia, D. (2001). “A Cultura Escolar como Objeto Histórico”. Revista Brasileira de Historia da Educaçäo, N. º 1, pp. 9-43, Campinas, San Pablo.

Nóvoa, A. (1993). A Imprensa de Educaçao e Ensino. Repertório analítico (séculos XIX e XX). Lisboa, Instituto de Inovaçao Educacional.

Nóvoa, A. (1997). A Imprensa de Educaçao e Ensino. Concepçao e organizaçao do repertorio português)” en Catani & Camara (org) Educaçao em Revistas. A Imprensa Periódica e a História da Educaçao. Sao Paulo, escrituras Editora.

Pereira, A. S. (2002) “Inovação Educativa: Possibilidades Teóricas”, en Ferro, M. A. B., Educação: saberes e práticas. Teresina, EDUFPI, pp. 103-137.

Pereira, A. S. (2007). Análise de um proceso de inovação educativa numa escola gaúcha: a interdisciplinaridade como princípio innovador. Santiago de Compostela, Serviço de publicações e intercâmbio/USC. (Tese de doutoramento).

Pineau, P.; Mariño, M. et al (2006). El principio del fin. Buenos Aires, Colihue.

Popkewitz, T. (2000). Sociología política de las refomas educativas. Madrid, Morata.

Ramella, F. (1995). “Por un estudio fuerte del concepto de red en los estudios migratorios”, en Bjerg, M. y Otero, H. (comp.) Inmigración y redes sociales en la Argentina moderna. CEMLA-IEHS, Revista de Historia de América, N.º 121, junio-diciembre.

Revah, D. (2007). “Imagens no “camino constructivista” da Nova Escola”, en de Souza, G. A Criança em perspectiva: o olhar do mundo sobre o tempo infancia. São Paulo, Cortez.

Revah, D. (2008). “A (re) configuração do pasado no discurso constructivista”, Estilos da Clínica, Vol XIII, N.º 24, pp. 190-209, São Paulo.

Rodríguez, L. G. (2011). Católicos, nacionalistas y políticas educativas en la última dictadura (1976 -1983). Rosario, Prohistoria.

Rodríguez, L. G. (2012). Civiles y militares en la última dictadura (1976-1983). Rosario, Prohistoria.

Siede, I. (1995). Las escuelas progresistas laicas en la educación privada de Capital Federal entre 1955 y 1983. Trabajo de Seminario de doctorado: “Problemas metodológicos de la investigación en Historia de la Educación; las corrientes teóricas en la historia reciente de la educación argentina (1955-1983)”, Profesora Dra. Adriana Puiggrós, Buenos Aires, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras – UBA, Mimeo.

Siede, I. (2007) La educación política, ensayos sobre la ética y la ciudadanía en la escuela. Buenos Aires, Paidós.

Suasnábar, C. (2009). Intelectuales, exilios y educación: producción intelectual en innovaciones teóricas durante la última dictadura. Tesis de Doctorado, FLACSO, Buenos Aires. Mimeo.

Suasnábar, C. (2013). Intelectuales, exilios y educación: producción intelectual e innovaciones teóricas en educación durante la última dictadura. Rosario, Protohistoria Ediciones.

Szir, S. (2006). Infancia y cultura visual – Los periódicos ilustrados para niños (1880-1910). Buenos Aires, Miño y Dávila.

Varela, M. (1994). Los hombres ilustres del Billiken-Héroes en los medios y en la escuela. Buenos Aires, Ediciones Colihue.

Varela, P. (2011). “Disputas y negociaciones enel campo pedagógico argentino. Influencia de los saberes escolanovistas sobre el sistema educativo público nacional, 1930-1943”, en Educación, Lenguaje y Sociedad. Vol. VIII N.° 8 pp. 75-105, [en línea], (consultado el 15/08/2013). Disponible en http://www.biblioteca.unlpam.edu.ar/pubpdf/ieles/v08a06varela.pdf



Recibido: 17 de mayo de 2015
Aceptado: 1 de junio de 215
Publicado: 18 de noviembre de 2016


Esta obra está bajo licencia
Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Archivos de Ciencias de la Educación (ISSN 2346-8866) - www.archivosdeciencias.fahce.unlp.edu.ar

Departamento de Ciencias de la Educación
Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación

Universidad Nacional de La Plata
Calle 51 e/ 124 y 125  |  (1925) Ensenada  |  Buenos Aires  |  Argentina
Correo-e revistaarchivos@fahce.unlp.edu.ar

Creative Commons 4.0 Internacional (Atribución-NoComercial-CompartirIgual) a menos que se indique lo contrario

Prosecretaría de Gestión Editorial y Difusión
Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación | Universidad Nacional de La Plata

Calle 51 e/ 124 y 125 | (1925) Ensenada | Buenos Aires | Argentina
Teléfonos: +54 221 4230127/4236673 Interno 1268
Correo-e publicaciones@fahce.unlp.edu.ar

Equipo de desarrollo del portal Revistas de la FaHCE

Hecho con OJS Open Journal system

Propietario: FaHCE. UNLP
Registro Propiedad Intelectual en trámite